Bomba molotov

Bomba molotov



El cóctel Molotov es un explosivo de bajo poder, es decir, de una velocidad lenta de descomposición.

Existen muchos tipos de cócteles Molotov dependiendo de los ingredientes que se utilicen, aun así los materiales esenciales para crear dicho explosivo siempre son: una botella de vidrio, un líquido inflamable, un líquido impregnante y una mecha. Aunque no siempre fue usado con fines vandálicos, en la actualidad, por su gran eficacia para conseguir estos fines, se emplea frecuentemente en el vandalismo, al producir fácilmente daños en bienes públicos y privados.

EXPLOSIVOS CASEROS

El cóctel Molotov es un explosivo casero, es decir, aquel explosivo que puede ser fabricado a partir de materiales que podemos encontrar frecuentemente en lugares cotidianos. Antes de conocer cómo funciona, debemos conocer los elementos de un explosivo y la reacción de combustión. Cualquier explosivo está compuesto de estos 5 elementos [3]:

A) Combustibles: material capaz de liberar energía cuando se oxida de forma violenta con desprendimiento de calor.

B) Comburente: cualquier sustancia que, a determinada temperatura y presión, pueda unirse con un combustible originando la combustión, mediante la oxidación de éste y, a su vez, la reducción del comburente por parte del combustible. El comburente más común es el oxígeno, aunque también existen otras sustancias con esta propiedad.

C) Fuente de ignición: aquella fuente de energía térmica externa capaz de crear las condiciones de temperatura y presión necesarias para que el comburente oxide con el combustible y que el combustible reduzca al comburente.

D) Confinamiento: estructura total o parcialmente cerrada donde se origina la reacción entre el comburente y el combustible.

E) Dispersión: movimiento acelerado y aleatorio de las partículas del comburente y combustible debido a la temperatura y presión.

Por último, la reacción de combustión produce la explosión; esta reacción exotérmica consiste en el choque cinético de las partículas del combustible, del comburente y de los radicales libres (oxígeno, hidrógeno y radicales hidroxilos) debido a la presión y temperatura alcanzadas. Estas colisiones atómicas aumentan mucho la concentración de radicales libres, lo que desencadena una reacción en cadena que oxida todo o casi todo el combustible, y libera gran cantidad de energía térmica y gases que eleva mucho la presión y la temperatura, lo que rompe el contenedor y provoca la explosión.

USO DEL CÓCTEL MOLOTOV EN EL VANDALISMO:

Según Herrero Herrero [6], el vandalismo es un fenómeno criminal principalmente urbano que consiste en la producción de daños materiales ya sea en grupo o individualmente y suelen cometerlo personas muy jóvenes, aunque también encontramos algunos adultos. El sociólogo Cohen [7] establece varios tipos de vandalismo dependiendo de sus fines:

A) Vandalismo Adquisitivo: se producen daños materiales con el fin de conseguir el objeto deseado por el agresor, como por ejemplo, romper máquinas de refrescos automáticas para conseguir alguna bebida.

B) Vandalismo Táctico: el fin es denunciar una determinada situación mediante el destrozo de objetos, el incendio de celdas por el encarcelamiento de algunas personas es un claro ejemplo.

C) Vandalismo Ideológico: los autores llaman la atención sobre acciones que consideran perjudiciales; por eso, pintan edificios públicos con lemas políticos o prenden fuego a instalaciones públicas.

D) Vandalismo Vengativo: se ataca a propiedades de una o varias personas con la intención de vengarse. Quemar el coche personal de alguien o el local privado de un determinado grupo.

E) Vandalismo Lúdico: el fin es solo el ocio o diversión. Destrozar o quemar papeleras, romper retrovisores de varios coches, etc…

F) Vandalismo Perverso: este tipo de vandalismo proviene de una actitud nihilista, protagonizado en su mayoría por jóvenes y el objetivo son bienes públicos que puedan ser observados por el resto de la población como asientos de autobús o bancos de parques.

Como observamos, todos los objetivos de estos tipos de vandalismo se consiguen, fundamentalmente, provocando daños materiales; por ese motivo el cóctel Molotov se convierte en un arma ideal, muy usada en este tipo de actos, por su potencia, su bajo coste y fácil ocultación debajo de la ropa. Un fenómeno muy conocido en España fue la Kale Borroka, palabra procedente del euskera que significa ‘lucha callejera’ originada por personas procedentes de la izquierda abertzale y simpatizantes del grupo terrorista ETA. Provocaron disturbios desde la década de 1970, sobre todo, en el País Vasco y Navarra; con destrozos urbanos, ataques hacia personas de ideología contraria, sedes de otros partidos y pintadas, con el objetivo de manifestarse contra la situación política del momento (Vandalismo ideológico). En la actualidad ha habido un declive de estos actos, aun así no ha desaparecido del todo.

Gente perteneciente a la Kale Borroka asaltaban, en sus respectivas localidades, la casa del pueblo y daban palizas a concejales de otros partidos o les quemaba sus coches. También hubo un gran uso de cocteles Molotov sobre las casas personales de sus opositores políticos [8], e incluso en personas, algunas de ellas miembros de las Fuerzas y Cuerpos de seguridad del Estado, provocando quemaduras y lesiones graves. Esto originó un miedo social que llevó a una serie de reformas legislativas que endurecen tanto las medidas de la Ley Orgánica de Responsabilidad Penal del Menor como las penas del Código Penal en materia de terrorismo.

#Explosivos #Criminalística

0 vistas

contacto@criminologiaycriminalistica.com | México

WhatsApp: 

Nacional (México): 55 12 31 09 34

Internacional: +52 1 55 12 31 09 34

Sin ciencia, no hay futuro