Criminólogos en seis semanas: sopa instantánea de la mala

Criminólogos en seis semanas: sopa instantánea de la mala

Es un día nublado. El frío se siente por más chamarras que nos pongamos. Una sensación de hambre nos invade, pero no queremos esperar mucho a que esté la comida, o incluso, no queremos hacer mucho, ya que no deseamos salir de la cama, queremos seguir viendo esa serie en Netflix que tanto nos intriga. Le ponemos pausa, colocamos las pantuflas esponjosas de panda en nuestros pies, tomamos camino a la tienda más cercana, evaluamos las opciones, sintiendo desesperanza por no ver cerca algún puesto de barbacoa u otro platillo, vemos la solución de todo soltero: sopa instantánea. La compramos, llegamos, la preparamos, y en cinco minutos (o tres), tenemos algo rico, caliente y que se disfruta.

Cambiemos un poco de contexto. Buscamos algo para seguir aprendiendo. Somos criminólogos y tenemos hambre de conocimiento. De forma sorpresiva, encontramos un anuncio que nos ofrece un curso para ser Técnicos en criminología. La sorpresa no da lugar a la duda y nos sumergirnos para saber más y... ¡¿Qué está pasando?! ¡Tiene el logo clásico de la Federación Mexicana de Criminología y Criminalística! Específicamente, de uno de sus medios de divulgación llamada Criminología y Criminalística. Me extraña porque nosotros jamás hemos realizado algo así, y francamente, causa incomodidad. No conozco el fin con el cual colocaron esa imagen nuestra, pero sea cual fuese el motivo, en este medio afirmo que ese curso no es realizado por nosotros.

Imagen que hace referencia al curso en mención en el presente artículo.

Hace poco escribí un artículo relacionado con esto que estamos por abordar. Te invito a leerlo antes de seguir con este: Los lenones de la criminología


Una vez terminado, continuemos. No solo nos vamos a expresar en torno al uso irresponsable e indebido de uno de nuestros logos, donde tomaremos cartas en el asunto, sino en la naturaleza del curso, muy relacionado con el párrafo de este escrito. Iniciemos.

Consultando su página web, encontramos los primeros detalles que no cuadran:

Pensemos en qué es la criminología y observemos las imágenes. ¿No hace más referencia a la criminalística, en el caso de la imagen de la izquierda, y a la dactiloscopía, a la derecha? Si, la criminalística tiene ciertas partes en donde trabajan, pero no aquí. Primer signo para no confiar en esto.

Del lado derecho, podemos observar las especificaciones del curso, y es aquí donde podemos observar el otro error que nos preocupa: un curso para técnico en criminología cuya duración es de 6 semanas, 5 horas por semana, es decir, un total de 30 horas de capacitación para poder denominarse como técnico en criminología. Es muy rápido, tomando en consideración, por ejemplo, que para ser TSU mínimo son dos años, dependiendo del área que se trate.

Observemos las capturas anteriores. En la primera se presenta una serie de acreditaciones o beneficios al tomar ese curso. Posteriormente, vemos que solo es necesario tener un certificado de secundario o bachillerato para tomarlo (y habilidades para aprender), lo cual es preocupante, es decir, con solo tener secundaria terminada ya podemos ser candidatos a técnicos en criminología. ¿Dónde queda su perfil psicológico o la evaluación respectiva para saber a quién se le imparte determinados conocimientos que pueden hacer que personas que se dedican a la actividades criminales? Aunque para ello nos queda ver el temario.

Los conocedores de la criminología podrán realizar sus comentarios más abajo en torno al contenido que se ofrece para 30 horas de estudio. Los principales temas que se ofrecen son derecho, criminología, medicina legal y algo de antropología. No logro imaginar cómo deben estar construidos los temas para poder llegar a formar Técnicos, considerando que, solo tomando en cuenta a la medicina legal (¿qué tiene que ver con la criminología? Es cierto que es vital tener conocimientos sobre medicina, y que no está demás saber un poco más en su ámbito legal, pero para una preparación técnica deja mucho qué desear. Si se tratase de criminalística se podría comprender un poco más, pero no es así, aunque al inicio las imágenes que se manejen sean de criminalística, y el temario no tenga nada que ver con ellas. Tan solo un curso introductorio para la medicina toma más de 50 (es mucho más) horas, no se diga enfocado a lo forense.

Lo mismo ocurre con la psicología, la sociología y el derecho. Este curso resulta ser un insulto a la criminología. Algunos lugares están preparando a criminólogos con el solo hecho de tomar un diplomado de 6 meses, sin el más mínimo control, y con esto todo se vuelve más peligroso. El ser humano es complejo de estudiar. El desarrollar programas preventivos y de seguridad lo es aún más. ¿De qué forma la preparación que allí se ofrece ayudará a desempeñarse como auxiliar en todas las áreas indicadas si incluso la misma educación universitaria en esta ciencia presenta sus deficiencias para lograrlo?

Esto va más allá de los lenones de la criminología, se acerca más a los mercenarios que se aprovechan de la no regulación de estas áreas para hacer lo que quieran, y como sabemos, es un peligro, más en un entorno con altos índices de violencia.

Estamos enfrentando un nuevo fenómeno de cursos instantáneos, cursos exprés que no cumplen lo que prometen, que solo buscan un fin: $

Lamentablemente, a diferencia de lo que es una sopa instantánea que alimenta, quita el hambre y dejan un buen sabor (no, no hace daño, por más mitos que existan sobre ellas), estos cursos instantáneos hacen daño, son un riesgo para la ciencia y la aceptación de la misma en la sociedad.


¿Seguirás permitiendo que siga pasando? Ayúdanos a compartir estas noticias, levanta la voz contra estos fenómenos que desprestigia la ya de por sí muy atacada criminología.


#LosCriminólogosSomosNosotros

469 vistas2 comentarios

contacto@criminologiaycriminalistica.com | México

WhatsApp: 

Nacional (México): 55 12 31 09 34

Internacional: +52 1 55 12 31 09 34

Sin ciencia, no hay futuro