¿Feliz día del criminólogó?

Actualizado: feb 8



Es bastante claro que en México la criminología es un área novata en comparación con algunas ciencias y disciplinas correctamente establecidas (gracias a las constantes investigaciones científicas). Y el problema de ello claramente no es la falta de difusión de la misma, ya que, incluso hablando dentro de una temporalidad actual, las cifras de instituciones que brindan esta carrera han aumentado considerablemente y por ende el número de egresados. Pero la difusión que se le da ¿es realmente la correcta?, si, quizás el número de jóvenes interesados en esta área incremento, pero el principal motivo de ello ha sido la mala propaganda que se la ha dado a la misma, llenando al espectador tanto de ideas falsas, de morbosidad y de pseudociencias.


Por un lado, tenemos a los programas televisivos y series, las cuales han venido a deformar el papel del criminólogo confundiéndolo totalmente con un criminalista, sí, es cierto que ambas se encuentran relacionadas, pero solo en un aspecto, ya que el campo laboral de un criminólogo va más allá del estudio de las conductas delictivas. Y ese no es el único problema, sino que aparte de dar información errónea a los futuros criminólogos creando incluso en algunos de ellos frustración por que no era lo que “esperaban”, también se lo transmiten a la sociedad en general, y la misma al escuchar criminólogo inmediatamente lo relacionan con sangre y muertes, limitándonos el acercamiento hacia ella, cuestionándonos más sobre ¿por qué no estamos levantando cadáveres? O si ¿no nos da asco la sangre?, haciendo más complicada nuestra aceptación social. Por otra parte, aquellos que realmente saben diferenciar entre la labor de un criminólogo y un criminalista, se limitan al aspecto de los asesinos seriales, guiados más por la morbosidad que por el verdadero interés de prevenir hechos de riesgo dentro de la sociedad, pues cada vez se notan más libros, conferencias, congresos, etc., en temas relacionados a psicópatas y es algo que no sorprende ,al menos no después de la gran aceptación que tiene esa temática dentro de los nuevos criminólogos, ignorando otros temas importantes donde realmente se necesita la participación de todos nosotros como lo es la criminología científica.


Y por si fuera poco, existe un gran mito dentro del ámbito jurídico, mencionando que la criminología sin el derecho es estéril, lo cual aparte de ser completamente falso solo nos limita como criminólogos, haciéndonos creer que nuestra única función es enfocada a estudiar casos donde se transgreda a la ley, cegándonos e impidiéndonos ver que existe mucho más fuera de ello, afortunadamente ya se está empezando a trabajar en ese tema o al menos empezamos a gatear , teniendo como resultado a las denominadas criminologías especializadas, donde claramente aún falta mucho por hacer para plasmarlas dentro de una realidad objetiva , pero gracias a ellas muchos de nosotros se han generado un panorama más amplio de desarrollo y oportunidad laboral, sobre todo después del aumento de competencia generado por la sobre abundancia de criminólogos.


Además, como consecuencia de estas problemáticas, la criminología ha sido un blanco de fácil acceso por parte de las pseudociencias, los índices de incremento en criminólogos deberían de arrojarnos mejores resultados en cuestiones de bienestar social y desarrollo de la misma, logrando así establecer a la criminología como una verdadera y completa ciencia y no basándonos en lo que comúnmente se menciona, haciendo referencia a que tiene un método, un objeto de estudio y un fin, pero ¿eso sucede en realidad?, no, y es que cómo pretendemos que la criminología no sea tomada como un chiste si se toman estudios pseudocientíficos como la grafología y el psicoanálisis (principalmente) para guiarnos en nuestros diagnósticos, dictámenes o informes, o donde incluso se pretende utilizar a la biblia dentro de la criminología como un libro “de base científica” , muchos se quejan de que nuestra área no es tomada en cuenta, pero digo qué es lo que esperan cuando somos los mismos criminólogos quienes nos burlamos de ella al aceptar este tipo de información, que sin duda lo único que logra es llenar las carteras de los ponentes antiéticos, los cuales ven en nuestra ignorancia un gran negocio, pues para ellos solo representamos un signo de pesos y una forma de sustento que sin duda los mantiene viviendo de lo mejor. Dime, si tu no aceptarías a las tic-tac como remedio contra el cáncer ¿por qué aceptar a las pseudociencias como una explicación dentro de los hechos de riesgo? Es como si sabiendo que tienes fuego te avientas a un pozo con gasolina. La única forma en que las pseudociencias no sigan invadiendo nuestro campo es generando en nosotros un pensamiento escéptico, y esté será el gran reto, ya que lo que se ha notado que al menos dentro de nuestra área los Universitarios carecen de él, incluyéndome, sin embargo, tenemos la oportunidad de modificar esto, no aceptes cursos, talleres, congresos, etc., solo guiándote en el nombre o en el ponente ya que incluso, muchos ponentes conocidos lo único que están llevando a cabo es una “Criminología de pasarela” (wael) se la pasan dando cursos “innovadores” con temáticas muy pomposas, pero donde la mayoría de veces solo se repite lo mismo y lo único que realmente venden es su imagen, tan solo basta con notar que seguimos mencionando teorías que definitivamente en esta realidad ya no aplican, o por otro lado se realizan “investigaciones” sin fundamentos como: la grafología como herramienta para el análisis de personas con desviaciones sexuales, las posesiones demoniacas: un mal generador de la violencia, el riesgo social de las parejas: ¿Qué signos son los más peligrosos si se unen? , vaya investigaciones, donde ni siquiera tienen un objeto de estudio, pues todas ellas se enfocan en algo espiritual, algo mágico y algo que claramente no es compatible con el conocimiento científico y además al ser estudiadas por medios observacionales o experimentales, serán refutadas (Las pseudociencias vaya timo , Bunge ) . Las pseudociencias (no solo en criminología) solo perjudican y el único beneficiado es quien las promueve.


Ahora me pregunto ¿realmente tenemos algo por lo cual celebrar? Aunque claro tal parece que la celebración del “día del criminólogo” no es dirigida para nosotros, solo basta con ver los eventos que se realizan sobre todo en los ciclos de conferencias, donde los ponentes terminan siendo abogados. En lo particular este año me he percatado de algo peculiar, pues los eventos son organizados no por las licenciaturas en criminología si no por derecho, las ponencias serán dirigidas por licenciados ¿en qué creen? ¡Exacto!, en derecho y donde casualmente ahora se rifarán kits de criminalística… vaya, bonita organización y coherencia para celebrar el día del “criminólogo”. Y no solo pasa con criminología, pues con criminalística sucede lo mismo, en su día se dan temas de: Genesis de la conducta delictiva, psicopatología, etc.


Aún existen diversas problemáticas en torno a la criminología, las cuales pueden ser subsanadas, pero esto solo si se enfatiza en el verdadero avance de la misma a través de la investigación seria y no tratando de encontrar como influyen los astros dentro del zodiaco para medir nuestro nivel de riesgo social. Nos quejamos de no ser tomados en cuenta, de ser confundidos con criminalistas o de vivir a la sombra del derecho, pero ¿hemos hecho algo para cambiar ello más allá de quejarnos internamente o por las redes sociales?


Recuerda y tenlo en mente, dentro de la criminología existe un alto potencial, y el explotarlo depende de cada uno de nosotros, pero si te dejas endulzar los oídos por pseudociencias o memes bonitos habremos fracasado, porque no solo es hablar de forma individual, ya que la criminología la construimos todos, y la parte más difícil y que más nos costará será cimentarla, urge actualizar la información, no podemos seguir basándonos en teorías que se aplicaban hace 60 o 50 años, la sociedad constantemente evoluciona y por ende nosotros no podemos quedarnos en épocas atávicas.


No por ser estudiantes debemos de aceptar sin cuestionar todo lo que se nos da y si, a veces nos vemos intimidados por una calificación, pero si eso sucede dentro del entorno escolar, desahógate fuera de él o intenta combinar lo aprendido en clase con tus conocimientos, ya que muchas veces en las mismas licenciaturas se incentiva a seguir las pseudociencias, pero si sigues siendo un estudiante que no le interesa el progreso, sigue cómodo y calentando tu butaca, seguramente saliendo será el trabajo el que vendrá a ti y no te enfrentarás a un desempleo, pero si no estás contento con lo enseñado dentro del aula investiga, lee y genera tus propias conclusiones, claro siempre fundamentadas en hechos verídicos, para que ahora si con todo el orgullo gritemos:

¡FELIZ DÍA DEL CRIMINÓLOGO!


#Díadelcriminólogo #Criminología

contacto@criminologiaycriminalistica.com | México

WhatsApp: 

Nacional (México): 55 12 31 09 34

Internacional: +52 1 55 12 31 09 34

Sin ciencia, no hay futuro