Legislación y autopsia



Es curioso observar que no exista una base legal para la práctica de la autopsia de tipo clínico o médica como se le llama. Ya que solo en el artículo 350 bis-2 da la Ley General de Salud se establece que esta se practicará con el consentimiento de los familiares más cercanos como son: cónyuge, concubina, concubinaria, hasta familiares de segundo grado. Por lo anterior no existe obligatoriedad por parte de las instituciones de salud, ni del médico para solicitarla, sin embargo, se sigue practicando en los diversos centros hospitalarios, aunque su número no rebasa el diez por ciento de las defunciones.

En la enseñanza de la anatomía patológica, la práctica de la autopsia forma parte fundamental con la revisión de los casos, mediante los cuales el alumno adquiere el conocimiento directo, al observar las alteraciones producidas en el organismo por cualquier enfermedad, a través de la observación fotográfica, la correlación anatomoclínica y el análisis detenido del protocolo.

Es un método de apoyo en la enseñanza en todas las áreas de la medicina, fundamental en las áreas quirúrgicas, dado que a través de la observación directa se conocen las alteraciones orgánicas de cualquier patología. En las sesiones clínicas hospitalarias, permite conocer las causas de muerte, los avances terapéuticos y las alteraciones originadas en los tejidos por cualquier enfermedad. Permite conocer el avance de una neoplasia, en fin, son múltiples sus aplicaciones. Por lo anterior, es conveniente que exista una legislación clara para su práctica.

En este sentido la autopsia clínica cumple con dos objetivos fundamentales que son: el académico y el científico.

En lo referente a la práctica de la autopsia clínica en cadáveres de seres humanos, la ley dispone que se requiera de la orden o autorización del disponente secundario, o bien que exista autorización del disponente originario, siempre y cuando sea por escrito (artículo 350 bis-2., Ley General de Salud).

Por otra parte, es conveniente mencionar que ninguna autoridad judicial, civil o particular tiene facultades para solicitar una autopsia de tipo clínico ni aún existiendo duda en cuanto al diagnóstico o tratamiento del fallecido, ya que esto es responsabilidad del médico tratante o de los familiares.

Cuando el familiar no queda conforme con la atención brindada, podrá acudir a las instancias legales correspondientes para exponer su demanda interviniendo el ministerio público, solicitando la autopsia para determinar la causa de muerte. El cual seguirá su curso, con la práctica de la autopsia y certificación de la muerte por parte del perito que haya participado en la misma.

Si se considera que no existe mayor potencial de enseñanza que el estudio directo en el cadáver, la autopsia debe ser considerada como el mejor método de estudio, ya que permite conocer las alteraciones originadas por una enfermedad determinada y a la vez conocer los resultados de la terapéutica instituida.

Por tanto, no es creíble que no existan fundamentos legales para su práctica.

#Autopsia #MedicinaForense

0 vistas

contacto@criminologiaycriminalistica.com | México

WhatsApp: 

Nacional (México): 55 12 31 09 34

Internacional: +52 1 55 12 31 09 34

Sin ciencia, no hay futuro