MUTILACIÓN GENITAL FEMENINA

De acuerdo con la definición que brinda la Organización Mundial de la Salud (OMS): “La mutilación genital femenina (MGF) comprende todos los procedimientos consistentes en la resección parcial o total de los genitales externos femeninos, así como otras lesiones de los órganos genitales femeninos por motivos no médicos.”. Aunque este procedimiento no aporte ningún beneficio, se sigue practicando en ciertos países, por diferentes motivos culturales y religiosos; causando hemorragias, infecciones, problemas urinarios, lesiones en los tejidos, infertilidad, trastornos psicológicos, entre otras complicaciones, a las 130 millones de mujeres y niñas que han sido mutiladas en todo el mundo, de acuerdo con los datos facilitados por la OMS y la ONU.


OMS: Nota descriptiva Número 241, de febrero de 2012 –

Tipo I: Clitoridectomía: que a su vez se integra por dos conductas distintas, a saber, la resección parcial o total del clítoris; y la eliminación, en casos muy infrecuentes, sólo del prepucio.

Tipo II: Excisión, según la OMS, escisión o ablación: consistente en la resección parcial o total del clítoris y los labios menores, con o sin escisión de los labios mayores.

Tipo III: Infibulación: Mediante esta técnica se provoca el estrechamiento de la abertura vaginal para crear un sello mediante el corte y la recolocación de los labios menores o mayores, con o sin resección del clítoris.



Tipo IV: Este tipo aglutina todos los procedimientos que no son subsumibles en ninguna de las clasificaciones anteriores, constituyendo, de este modo, una categoría residual que da cabida a todos los demás procedimientos lesivos de los genitales femeninos externos con fines no médicos, tales como la perforación, incisión, raspado o cauterización de la zona genital.

Para llevarla a cabo se emplean instrumentos como tijeras, cuchillas, trozos de cristal o bisturíes. No suelen emplearse anestésicos ni antisépticos a la hora de realizar la mutilación, lo que suma una consecuencia fatídica más al proceso.

Factores que varían en función de las etnias:

Sociológicos: En diversos estudios identifican la MGF como rito de iniciación, marcando un punto de inflexión entre el mundo asexuado de la infancia y el acceso a la sexualidad adulta. Sin embargo, este no siempre coincide con la pubertad fisiológica, sino con la social, es por ello que muchas familias se someten a la practica por temor a una hipotética exclusión social.

Religiosos: No ofrece única motivación, si no la vinculada a la localización espacial en que se practique. Por ejemplo, en Malí, los bambaras consideran al clítoris como refugio de espíritus malignos, por lo que su extracción es necesaria, y en otros pueblos lo consideran un atributo masculino, por lo que la mujer debe ser privada para alcanzar la femineidad.

Estéticas: La idea de que los genitales femeninos son antiestéticos o sucios, concibe a la mutilación como un camino hacia la purificación de la mujer.



Psicosexuales: Estas giran en torno a la idea de ejercer control en la sexualidad de la mujer. En algunos países como Uganda o Kenia, donde se practica la poligamia, las mujeres son mutiladas para tener “menor deseo sexual” y el marido pueda satisfacer la demanda de todas sus esposas. En cambio, en Egipto, Sudán o Somalia, lo vinculan directamente con la virginidad y honor de las niñas.

La MGF es reconocida internacionalmente como un crimen contra la humanidad, siendo la ablación una tortura física y violación a los derechos humanos de las niñas, pues generalmente son sometidas, sin tener edad para consentir y en algunas culturas, la mutilación va acompañada del matrimonio infantil. Diferentes organizaciones internacionales buscan poder erradicar estas prácticas nocivas con diferentes programas a cada año, sin éxito hasta el momento.



Gallardo Sánchez, Y., Gallardo Arzuaga, R., & Núñez Ramírez, L. (2016). Mutilación genital femenina: elementos necesarios para su enfrentamiento. Revista Habanera De Ciencias Médicas, 15(3), 472-483. Recuperado de http://www.revhabanera.sld.cu/index.php/rhab/article/view/936

Miller, M., Moneti, F. & Ruiz, E. (2005) UNICEF. Cambiar una convención social perjudicial: La ablación o mutilación genital femenina. Edición: Bernard & Co, Siena, Italia. Recuperado de: https://www.unicef-irc.org/publications/pdf/fgm-e.pdf


MUTILACIÓN GENITAL FEMENINA

Lucero Maribel Herrera Soria

FMCC▬ Lic. En DerechoPachuca, Hidalgo

419 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo