¿Qué pasa con la seguridad pública en México?

¿Qué pasa con la seguridad pública en México?

Actualizado: 8 de nov de 2018

Patricia Altamirano Benitez en colaboración con Marijose Romero Lozano.

Estudiante de Criminología y Criminalística.

San Martín Texmelucan, Puebla.


Toda ciudadanía requiere de un orden social y una adecuada seguridad, para así cumplir sus principales objetivos de una interacción sana, entendimiento y comprensión de los individuos que la conforman, estableciendo un control social donde exista paz y armonía, de manera que en el ámbito formal de la seguridad pública interfiere en un entorno económico, político, social y cultural, brindándole al ciudadano una protección, que goce de sus garantías y derechos que el propio Estado les garantiza a cada uno de los ciudadanos . De esta manera la seguridad pública ha sido considerada como la principal función del Estado, por lo cual nace así la policía como figura principal del control social formal para la regulación de las conductas que tienen que ver con el bienestar de la sociedad, por lo cual se incluyó a la policía como cultura dentro del control social del delito perteneciente al sistema penal de justicia.


El Estado mexicano ha tenido por objeto estructurar una seguridad pública de acuerdo a la necesidad de la ciudadanía, sin embargo, los ciudadanos han tenido desconfianza hacia los cuerpos policiacos e instituciones, lo cual ha generado una problemática ya que la sociedad tiene un concepto comúnmente como corrupta e ineficiente, también tomemos en cuenta que no todos los pertenecientes a estas instituciones actúan de la misma manera, ya que son parte de nuestras comunidad y estructura social. La estructura que se obtiene de nuestro país en lo que concierne al poder en materia de seguridad es significativo ya que la a portación que se tiene de la sociedad y de la misma nación son de suma importancia y con el paso del tiempo el control formal se ha considerado autoritario por la administración que proyecta a la sociedad, la cual ha sufrido fenómenos sociales a lo largo de la historia.

Parte de la criminología crítica donde enfatiza aspectos como es el estudio de los procesos de criminalización, buscando esclarecer la realidad social del fenómeno criminal observando los procesos de criminalización y victimización esencial de la violencia estructural e instituciones en los mecanismos de control social.


Ahora bien, se ha venido desarrollando un marco legal y constitucional. Hay una ley que se publicó el 11 de diciembre de 1995 en el diario oficial de la federación donde establece las bases de coordinación del sistema nacional de seguridad pública. En la constitución en el artículo 21, párrafo 9 establece de manera lo siguiente:

La seguridad pública es una función a cargo de la federación, el distrito federal, los estados y municipios que comprende la prevención de los delitos; la investigación y persecución para hacerla efectiva, así como la sanción de las infracciones administradas, en los términos de la ley, en las respectivas competencias que esta constitución señala. (Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, 2015: 28)

Y aparecen de manera importante los principios de legalidad, eficiencia y profesionalismo. En base a la profesionalización se optado por preparar a los policías en cursos de formación inicial o nivel básico. Debe considerarse que la policía investigadora llevara funciones distintas a la policía preventiva ya que la primera se enfoca más en investigación y persecución de hechos delictivos.


Los cambios sociales ocurridos en México en las últimas tres décadas del siglo XX y en casi una década del siglo XXI han transformado al país y en el campo de la criminalidad y su correlación con la seguridad pública se han venido presentando procesos que podemos calificar de radicales.

El autor dice que “La seguridad pública, con el advenimiento de la figura del estado se fue perfilando como una función a cargo del propio Estado.” (Orellana, 2011: 45)

Las sociedades inevitablemente para sobrevivir establecen controles sociales para regular las múltiples conductas de los individuos que la conforman.

Para el investigador “México paso de ser una sociedad de criminalidad media, a presentar una incidencia delictiva particularmente alta, y cuyos indicadores de violencia la ubican entre las diez naciones más violenta del mundo.” (Zepeda;2004: 14)

La policía como pieza fundamental en el engranaje de las instituciones encargadas de la seguridad pública también ha mostrado su ineficiencia en la prevención y la represión de conductas antisociales, sobre todo cuando el ejército y la marina han tenido que ser empleados en las tareas que no les corresponden y de las que deben ser retirados lo más pronto posible. Varios estudios apuntan que está situación se encuentra asociada a fenómenos de la urbanización, aumento de la drogadicción, el desempleo, la distribución de ingresos. Lo más grave es que las instalaciones diseñadas para enfrentar los complejos no avanzan en su solución porque están politizadas y a veces contaminadas por la corrupción y la impunidad.


Referencias

Orellana, O. A. (2010). Seguridad Pública. México: Porrúa.

CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS. (2015)

LEY GENERAL QUE ESTABLECE LAS BASES DE COORDINACIÓN DEL SISTEMA NACIONAL DE SEGURIDAD PÚBLICA. (2009).

Orellana, O. A. (2012). Criminología moderna y contemporánea. México: Porrúa.

Reyes, J. A. (2001). Criminología. México: Filiberto Cardenas Uribe Cardenas Editor y Distribuidor.

contacto@criminologiaycriminalistica.com | México

WhatsApp: 

Nacional (México): 55 12 31 09 34

Internacional: +52 1 55 12 31 09 34

Sin ciencia, no hay futuro