Corrupción de las cárceles mexicanas

Corrupción de las cárceles mexicanas

Actualizado: 9 de oct de 2018




La implementación del sistema penal acusatorio en México establecido a partir de la reforma constitucional en el año 2008, que contempla la reinserción social como una de las aspiraciones del proceso penal reconoce a las personas sentenciadas como individuos sujetos de derecho dejando a tras la readaptación social, según el cual las instituciones penitenciarias buscan únicamente curar a las y los autores del delito para hacerlos socialmente funcionales.


Las prisiones mexicanas no han sido consideradas como un tema importante, por lo que no figuran en la agenda política ni favorecidas con asignación de recursos, por el contrario, siempre se busca el ahorro en ese gasto, dicho sistema se caracteriza por altos niveles de sobrepoblación, ausencia de condiciones dignas para vivir, falta de control judicial sobre las condiciones de la detención y sobre la duración de la pena, traslados arbitrarios, la mala clasificación penitenciaria, sanciones excesivas y corrupción, estas realidades fueron las que incitaron al Poder Legislativo a buscar la transformación de dicho sistema.


Fue así como en el 2008 con la reforma del artículo 18 constitucional en donde se establece un sistema penitenciario que reconoce los derechos humanos de las personas privadas de su libertad y que se organizará sobre la base del respeto a los derechos humanos, del trabajo, la educación, la salud y el deporte como medios para lograr la reinserción social del sentenciado y así evitar que vuelva a delinquir, observando los beneficios que para él prevé la ley, pero en realidad se ha logrado la finalidad de dicha reforma la respuesta es simple NO SE HA LOGRADO dejando en el aire dicha reforma.


Ya que el lugar en donde se castiga el delito es un considerado un oasis de corrupción, las familias de los internos en los centros penitenciarios en México son víctimas siempre de soborno y extorsión por parte de autoridades, custodios e inclusive por los mismos internos, sometidos a un altísimo nivel de estrés en donde se puede perder todo, los familiares en diferentes penales pueden visitarlos una vez a la semana en un determinado de horas, comenzando la pesadilla desde que llegan a formarse con horarios entre 3 y 4 de la mañana para poder pasar a ver a sus familiar transcurre el tiempo y es hasta la 1 y 2 de la tarde que logran entrar, es aquí en donde comienza la corrupción y pesadilla con el pago de una cuota para poder ingresar al penal sin dejar de mencionar la revisión que se le hace a los familiares.


Sin duda alguna las cárceles mexicanas son consideradas como “el hotel más caro” en donde todo se mueve a base de dinero, en donde no conforme con lo que pagan los familiares para poder ver a sus internos también ellos deben pagar por tener servicios básicos que van desde algo elemental como el uso del agua hasta tener dentro teléfonos celulares y lo más importante su protección, la cuota mensual que deben pagar los internos es de 5000 pesos aproximadamente con lo que van a tener “derechos” como el entrar y salir de dormitorios, evitar que sean golpeados para esto deben pagar un guardaespaldas que va entre los 500 y 700 pesos, recibir visitas familiares o simplemente dormir el interno que no paga en la fecha reglamentaria se le dará una tolerancia para poder cubrir su cuota y así poder dormir dentro de la celda pero como “vampiros” o “murciélagos” que son los internos que duermen colgados en rejas, los alimentos que deberían de ser gratuitos también son pagados por los internos además de ser proporcionados en condiciones deplorables, anti-higiénicas e insuficientes para la población carcelaria.


Los precios no son iguales en todos los centros penitenciarios ya que varían de cada uno de ellos y va también dependiendo los servicios, de las 277 prisiones estas cuotas de familiares e internos se lleva a la práctica, y no conforme con todo esto también existe la corrupción y extorsión a los familiares de internos, grupos delictivos que existen dentro de prisiones llegan a quitarles hasta sus viviendas teniendo como anzuelo el amenazar con golpear a su familiar interno.


Los pagos ilegales o más bien dicho pagos ilegales se cobran durante el tiempo que los internos permanecen tras las rejas, donde custodios e internos son los principales actores de esta corrupción y en ocasiones autoridades como los mismos directores de las cárceles, los internos que viven bien y estarán siempre protegidos y en buenas condiciones son aquellos que tienen dinero para pagar las cuotas diarias pobres de aquellos que vivirán en el infierno por no tener ni como pagar su propia protección ni su propia comida en aquel lugar que fue destinado para lograr una reinserción social en donde los servicios deberían ser gratuitos ya que cierta cantidad de lo que pagamos de en impuestos van destinados para estos lugares, pero al no ser así se convierte en un lugar de horror que muchos temen experimentar una vida allí.


#Corrupción #Sistemapenitenciario #Cárcel #México

235 vistas

contacto@criminologiaycriminalistica.com | México

WhatsApp: 

Nacional (México): 55 12 31 09 34

Internacional: +52 1 55 12 31 09 34

Sin ciencia, no hay futuro