Efecto Dunning-Kruger

Actualizado: ene 19

El efecto Dunning-Kruger refiere que las personas con menos habilidades y conocimientos tienden a sobrestimar las capacidades y conocimientos que realmente tienen, y viceversa. Así, los más capaces y competentes se infravaloran. A mediados de la década de los '90, un sujeto de 44 años habitante de Pittsburgh, asalto dos bancos de su ciudad en pleno día, sin ningún artículo que cubriera su rostro, como era de esperarse fue capturado unas horas después. McArthur Wheeler confesó que se había aplicado jugo de limón en el rostro, confiando en que le haría invisible ante las cámaras. “No lo entiendo, yo usé el zumo de limón”, refirió al reportero Errol Morris, del New York Times Wheeler probó la idea de dos amigos suyos: aplicándose jugo en el rostro y tomando una fotografía para cerciorarse de la eficacia. En la fotografía no apareció su rostro, probablemente porque el encuadre de la misma fuera algo torpe y terminara enfocando el techo de la habitación en vez de su cara. Sin percatarse de ello, Wheeler dio por válido que permanecería invisible. Meses más tarde, el profesor de Psicología social de la Universidad de Cornell, David Dunning, intrigado por la historia de Wheeler, se dio a la tarea de realizar una investigación con una hipótesis previa: ¿Podría ser posible que mi propia incompetencia me volviera inconsciente de esa misma incompetencia? Una hipótesis algo rebuscada, pero que tenía mucho sentido. Dunning escogió a un brillante pupilo, Justin Kruger, con el objetivo de encontrar datos que confirmaran o refutaran la idea. Se practicaron un total de cuatro investigaciones distintas, tomando como muestra los estudiantes de la Facultad de Psicología de la Cornell University. Se estudiaron principalmente la competencia de los sujetos en los ámbitos de la gramática, el razonamiento lógico y el humor, los participantes del estudio fueron preguntados, uno por uno, acerca de cómo estimaban su grado de competencia en cada uno de los campos nombrados. Posteriormente, se les hizo responder un test escrito para comprobar su competencia real en cada uno de los ámbitos. Los investigadores se percataron que cuanto mayor era la incompetencia del sujeto, menos consciente era de ella. Por contra, los sujetos más competentes y capacitados eran los que, paradójicamente, más tendían a infraestimar su competencia. Respecto al resultado se asume que, para cierta competencia o respecto a cierta área de conocimiento, las personas incompetentes: 1. Se muestran incapaces de reconocer su propia incompetencia. 2. Tienden a no poder reconocer la competencia de las demás personas. 3. No son capaces de tomar consciencia de hasta qué punto son incompetentes en un ámbito. 4. Si son entrenados para incrementar su competencia, serán capaces de reconocer y aceptar su incompetencia previa. Si algo podemos aprender del efecto Dunning-Kruger es que no debemos hacer mucho caso cuando alguien nos diga que es “muy bueno” en algo, o que “sabe muchísimo” de tal o cual cosa. Dependerá de cómo esa persona estime sus propias capacidades el que pueda estar errado en uno u otro sentido: bien porque se sobrestima, bien porque infravalora sus capacidades. Absolutamente nadie es experto en todas las disciplinas de conocimiento y ámbitos de la vida; todos tenemos carencias e ignoramos muchas cosas. Cada persona tiene cierto potencial de mejora en cualquier punto de su etapa vital: el error es olvidar este punto.


Tharrats M. (2018) Y las mujeres se pusieron pene España, editorial: Bubok Publishing S.L.

196 vistas

contacto@criminologiaycriminalistica.com | México

WhatsApp: 

Nacional (México): 55 12 31 09 34

Internacional: +52 1 55 12 31 09 34

Sin ciencia, no hay futuro