El juzgador penal y la criminalística



El juez es, quizá, el protagonista del drama procesal. Hoy día, la figura del juez ha sido devaluada en cierta manera por las fallas del sistema de administración y procuración de justicia penal. A lo largo del tiempo se ha buscado que las virtudes de los jueces resuelvan los conflictos de los hombres. Entre sus principales virtudes podemos citar el conocimiento, la credibilidad, la honestidad y el liderazgo. Sin embargo, éstas virtudes son de difícil cumplimiento entre la complejidad de la sociedad, de sus problemas y de las interacciones humanas.

En un principio los jueces no tenían conocimientos específicos sobre las materias en las cuales intervenían para la solución de conflictos. En la actualidad esto no es posible, es por ello que los conocimientos en derecho y otras materias específicas son fundamentales para el buen desempeño de sus funciones. El papel esencial del juzgador es dirigir o conducir el proceso y, en su momento, dictar sentencia, mediante la aplicación de la ley en el caso concreto, para dirimirlo y solucionarlo.

En el proceso penal intervienen distintas clases de jueces. Efectivamente, debemos recordar que la administración de justicia penal de divide en diversas instancias. Así por ejemplo, el juez resulta ser el titular de un órgano jurisdiccional unipersonal, que generalmente es el de primer grado o primera instancia. En la segunda instancia encontramos a una especie de juzgador, encargado de la revisión de los fallos judiciales de la primera instancia. En la actualidad el magistrado es el titular de un órgano jurisdiccional de jerarquía superior que comparte la función con otros magistrados de la misma jerarquía con el propósito de resolver las apelaciones colegiadamente. No obstante, el magistrado puede ser titular único de los órganos jurisdiccionales como en el caso de los tribunales unitarios. En ministro ha sido un término reservado, dentro de nuestro sistema constitucional, para los titulares del máximo órgano jurisdiccional del país, es decir, para los miembros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Los juzgadores de hoy son doctos y letrados; estudiosos y profesionales del derecho, quienes han recibido el título de licenciado en Derecho con el propósito de ejercer alguna de las profesiones jurídicas, siendo una de vital importancia en un Estado de Derecho: la debida impartición de justicia. Cualquiera obviaría sobre la preparación académica de los jueces, en especial de aquellos a quienes se les ha encomendado la labor de juzgar la materia penal. No obstante, en algunos sistemas de impartición de justicia penal, el juzgador pudiera ser totalmente ajeno al ámbito jurídico y desconocer por completo la legislación penal, tal es el caso del jurado de los juicios penales en el sistema estadounidense. Este tipo de jurado se compone por doce personas que pertenecen a la comunidad de la jurisdicción del juzgado en el que se imparte justicia, siendo ellos a quienes debe persuadirse sobre la culpabilidad o inocencia del procesado.

Dentro del sistema jurídico mexicano, los asuntos penales son resueltos por los órganos jurisdiccionales que se enlistan a continuación.

Dentro del fuero común:

* Juez penal de primera instancia o juez de paz penal.

* La sala, compuesta por tres magistrados encargados de la resolución en la segunda instancia.

* Finalmente, los tribunales Colegiados de Circuito en materia penal encargados de resolver mediante la interposición de la demanda de garantías (directo).

#procuraciondejusticia

0 vistas

contacto@criminologiaycriminalistica.com | México

WhatsApp: 

Nacional (México): 55 12 31 09 34

Internacional: +52 1 55 12 31 09 34

Sin ciencia, no hay futuro