Filicidio vs Infanticidio.

Actualizado: ene 19

Se conoce como filicidio el asesinato de los hijos a manos de uno o ambos progenitores, independientemente del móvil de dicha acción o la metodología empleada para ello.

¿Filicidio o Infanticidio?

Palabras utilizadas de forma común como sinónimo para referirse a personas que han causado la muerte a un niño, sin embargo la diferencia radica básicamente en que el infanticida es el asesino de un menor independientemente de la relación que tenga o no con este, contrario al filicida, este último tiene un vínculo biológico con su víctima, ya que se trata de el mismo progenitor quien causa la muerte de su hijo.

Los expertos, normalmente asocian estas conductas a alguna alteración mental. Sin embargo, no todos los filicidios tienen el mismo patrón, pues unos son de origen psicótico y otros están relacionados con niños no deseados, con el abuso a menores o con la venganza de uno de los padres sobre el otro.

El filicidio es un acto que ha estado presente en la historia del ser humano y en toda cultura., existen evidencias en los mitos primitivos, ritos de iniciación, revelando las matanzas, mutilaciones de los hijos. En los documentos históricos más antiguos (leyendas y mitos primitivos), se advierte la universalidad del sacrificio filial.

Francisca Rojas de Caraballo, tradicionalmente considerada como la primera persona en el mundo condenada por la evidencia confirmada de sus propias huellas digitales. El 29 de junio de 1892, Rojas, de 27 años de edad, asesinó brutalmente a sus dos hijos (de seis y cuatro años), Argentina.

Un aspecto que tenemos también que tener en cuenta es que cuando pensamos en un filicidio solemos pensar en la muerte de un niño, pero lo cierto es que el concepto hace referencia en realidad a la provocación intencional de la muerte de un hijo o hija independientemente de la edad de éste/a.

¿Cuáles son las motivaciones que suelen tener los filicidas?

Resulta difícil imaginar qué puede motivar a una persona a provocar activamente la muerte de sus propios hijos. Sin embargo, algunos autores como Resnick han procurado hacer una clasificación general de los motivos que se han manifestado en diferentes casos.

1. Filicidio altruista

Este tipo de filicidio suele producirse cuando el hijo tiene algún tipo de condición médica que le hace o se considera que le hará sufrir toda su vida, o bien padece algún tipo de enfermedad terminal. Se trata de provocar la muerte del hijo o hija como método de evitarle sufrimiento.

Otro subtipo de filicidio considerado altruista por quien lo realice es el que se vincula directamente al suicidio del propio agresor. El padre o madre pretende suicidarse y considera que sus hijos no podrán vivir o que resultaría injusto abandonarles, prefiriendo darles muerte antes de hacerles afrontar la situación.

2. Generado por psicosis o enfermedad mental

Un ejemplo es durante algún tipo de brote psicótico, en el contexto de alucinaciones o delirios en que se confunda al hijo con un posible enemigo, perseguidor, asesino, o demonio. Otra opción es que se de en mujeres con depresión postparto, siendo de especial riesgo los primeros días.

3. Hijo no deseado

Este tipo de filicidio es motivado por el hecho de que el hijo en cuestión era no deseado por parte de los progenitores o por uno de ellos, o bien por no poder hacerse cargo del menor. Técnicamente algunos autores consideran como tal al aborto, si bien el filicidio suele reservarse para hijos ya nacidos. Un ejemplo menos dudoso y controvertido y más directo es el que se produce por negligencia de las necesidades del menor o abandono de este.

4. Filicidio accidental

Se considera como tal el filicidio que no tenía como objetivo provocar la muerte del hijo en cuestión, pero que termina desembocando en ella. Es frecuente en el contexto de maltrato intrafamiliar.

5. Filicidio por venganza

La muerte del menor es utilizada como instrumento de tortura y venganza, generalmente para hacer daño a la pareja por algún tipo de daño o rechazo. Se trata de un tipo de violencia dirigida a un tercero (su deceso es para el agresor lo de menos) sino la causación de daño a otra persona.

Company, A., Pajón, L., Romo, J. & Soria, M. Á. (2015). Filicidio, infanticidio y neonaticidio: estudio descriptivo de la situación en España entre los años 2000-2010. Revista Criminalidad, 57 (3): 91-102.

Kalinsky, B. (2007). El Filicidio. Algunos recaudos conceptuales. Nómadas. Revista Crítica de Ciencias Sociales y Jurídicas, 16 (2).

0 vistas

contacto@criminologiaycriminalistica.com | México

WhatsApp: 

Nacional (México): 55 12 31 09 34

Internacional: +52 1 55 12 31 09 34

Sin ciencia, no hay futuro