La cámara de gas

Actualizado: feb 8



La cámara de gas. Es una instalación de ejecución donde un gas mortalmente venenoso es introducido en una habitación herméticamente sellada.

Los gases típicos utilizados en las cámaras de gas eran el Monóxido de Carbono, el Cianuro de hidrógeno y los gases emitidos por motores.

Se estableció científicamente que el ácido cianhídrico es 6 veces más toxico que el cloro, 34 veces más que el monóxido de carbono, y 750 veces más que el cloroformo. Un miligramo por kilogramo de peso corporal es suficiente para causar la muerte.

La cámara de gas fue la forma de exterminio más común durante la Segunda Guerra Mundial que utilizaron los nazis en los campos de concentración para matar personas de origen judío.

Se obligaba a las víctimas a entrar en las cámaras de gas desnudas y con los brazos levantados de forma que la habitación pudiese contener el mayor numero de cuerpos. Este método estaba cuidadosamente concebido pues el gas venenoso producía un efecto más rápido y mortal cuanto menos aire hubiese en la cámara. Debido a eso, las mejores cámaras de gas eran aquellas construidas para ser tan bajas como fuese posible (unos 2 m desde el suelo al techo).

Para evitar el pánico, muchas de las cámaras de gas nazis estaban camufladas como cuartos de baño, con inscripciones que dirigían a las víctimas hacia su lugar final. Dentro de las propias cámaras, se incluía fontanería falsa y también se instalaban duchas falsas en el techo. Incluso a veces se repartían trozos de jabón), antes de que las víctimas entrasen en las cámaras de gas.

Tanto las cámaras de gas móviles (furgonetas y camiones de gas) como las cámaras de gas estacionarias se limpiaban tras los gaseados por comandos especiales judíos, estas personas tenían que sacar los cuerpos que estaban totalmente entrelazados, cubiertos de sangre y excrementos. Con este propósito, se instalaron puertas mayores de 2 m de ancho, mientras que las puertas de entrada a través de las cuales las víctimas entraban en las cámaras de gas, median generalmente sobre un 1 m de ancho.

Las cámaras de gas generalmente tenían el suelo inclinado, con inclinación descendente hacia las grandes puertas de salida para facilitar y agilizar el limpiado, porque las siguientes víctimas ya estaban esperando.

Durante el Holocausto, los nazis hacían desnudar a los judíos antes de encerrarlos en las cámaras de gas, que tenían la apariencia de duchas. Una vez dentro, y ya sin escapatoria alguna, las “duchas” soltaban un gas que acababa con la vida de las víctimas, que morían asfixiadas.

Al principio se utilizó monóxido de carbono y luego Zyklon B. Se trataba de un método muy rápido de exterminio, ya que en poco menos de media hora se podían asesinar cientos de personas. Las cámaras de gas podían tener capacidad para hasta 2.500 individuos.

La muerte se produce por la asfixia debida a la inhibición por el cianuro de los enzimas respiratorio que transfieren el oxígeno desde la sangre a las demás células del organismo. Aunque puede producirse la inconsciencia rápidamente, el procedimiento tarda más si el preso intenta prolongar su vida, reteniendo la respiración o respirando lentamente. Como en otros métodos de ejecución, los órganos vitales pueden seguir funcionando durante algún tiempo, esté o no inconsciente el condenado.

En Estados Unidos también se utilizaron y se utilizan cámaras de gas para ejecutar a los condenados a muerte. La primera víctima de esta técnica fue en Nevada en 1924.

#Química #Victimología

0 vistas

contacto@criminologiaycriminalistica.com | México

WhatsApp: 

Nacional (México): 55 12 31 09 34

Internacional: +52 1 55 12 31 09 34

Sin ciencia, no hay futuro