La criminología en el sector educativo

La criminología en el sector educativo

Actualizado: feb 8



Desde tiempos remotos la conducta del hombre ha llamado la atención por parte de los estudiosos y siempre ha sido un tema tanto de estudio como de críticas.

Y los criminólogos no quedamos fuera de dicho tema, quizás, gran parte de la sociedad nos sigue tomando como aquellos que solo nos dedicamos al estudio del delito, sin embargo, sabemos que este no es el objeto exclusivo de estudio de la criminología, pues, nuestro papel fundamental va encaminado a la prevención de hechos antisociales, es decir a la prevención de todo aquello que daña a la sociedad, de origen humano.

Como sabemos en la actualidad los hechos antisociales avanzan con gran velocidad, por lo tanto, el Criminólogo no debe ser un profesionista más de labor común o repetitiva, sino todo lo contrario, ya que debe llevar a cabo su función preventiva y restauradora de la sociedad. Son muchas otras áreas más en las que nosotros como profesionistas podemos desarrollarnos más allá de las sobresaturadas como son: los centros penitenciarios. Y un ejemplo de ello es el sector educativo.

Desde la niñez pasamos la mitad del día en las instituciones educativas, por lo que incluso se ha llegado a mencionar a estas como; nuestro segundo hogar. Es por ello que la escuela es una de las instituciones sociales más importantes y mucho más reciente que otras como la familia y su papel es completamente necesario para favorecer la inserción de los niños en la sociedad como adultos responsables y capaces de convivir con otros a pesar de las diferencias. En las escuelas aprendemos diferentes áreas del conocimiento y del saber humano, sin embargo, no por ello, sólo es relevante su papel en la transmisión de saberes y conocimientos., pues, una de las funciones principales y ocultas de la escuela es permitir que los asistentes puedan socializar con pares, con personas de su misma edad, nivel evolutivo y emocional, etc.

De este modo, queda claro que ser parte de la institución escolar nos permite aprender en un modo simplificado lo que es vivir en sociedad: adaptarnos a reglas, cumplir con las normas de comportamiento, aprender a convivir con quienes podemos no sentirnos cercanos, sentirse parte de una comunidad y trabajar permanentemente en su beneficio, etc. Y por ello también nos da referencia sobre comportamientos o conductas de riesgo.

Y es aquí donde entra el papel del criminólogo, pues las instituciones educativas son un excelente medio para poder identificar las problemáticas que existen entre las relaciones de compañeros ,alumnos, profesores e inclusive la relación que maneja el menor con la familia, y que pueden ser dañinas en su entorno inmediato o futuro, por ejemplo:

  • Burlas y menosprecio hacia el educador, o de éste hacia los alumnos haciendo ejercicio de su autoridad.

  • Desobediencia.

  • Ruidos e interrupciones repetitivas por parte del alumno.

  • Conductas violentas y delictivas.

  • Comportamientos discriminatorios

  • Relación personal escasa.

Solo por mencionar algunas. Ya qué estos comportamientos nos dan pauta para saber que algo no se encuentra estable , sí, es cierto que dentro del mismo desarrollo del ser existen momentos de "rebeldía", por ello ,hay que saber identificar a aquello que se salga de la "normalidad" establecida, y esto a través de un minucioso análisis del entorno y del comportamiento.

Se ha mencionado que el criminólogo en el sector educativo se enfocará a los procesos relacionados con la educación que tendrán influencia en las conductas antisociales, ya sea para evitarlas y/o controlarlas y que tiene como objetivo la prevención de la criminalidad o antisocialidad. Sin embargo nuestro objetivo es más amplio ,no hablemos solo de evitar el crimen o la antisocialidad, si no que también podemos llegar a evitar que las nuevas generaciones se desarrollen con mentalidades contraproducentes para ellos mismos y para la sociedad (ideologías homofóbicas, discriminatorias, etc ). Es complejo poder estudiar cada familia en particular ,pero ,dentro de la escuela tenemos un panorama más amplio y podemos localizar más fácilmente aquellos casos en donde se noten conductas sospechosas y canalizar a los involucrados con los expertos, teniendo un mayor éxito , al igual podemos generar un ambiente idóneo para el desarrollo de los alumnos, ya que aveces los mismos profesores son los que vulneran el bienestar del alumno, llegando incluso a cometer delitos de violación o manipulación.

En las escuelas podemos identificar diversos tipos de conductas ,y también podemos apoyar a darles pronto una solución, para qué en un futuro el alumno sea alguién productivo dentro de la sociedad. En este sentido no cabe duda que la presencia de un criminólogo como encargado en los centros escolares para prevenir futuros hechos antisociales es de suma importancia.


7,986 vistas

contacto@criminologiaycriminalistica.com | México

WhatsApp: 

Nacional (México): 55 12 31 09 34

Internacional: +52 1 55 12 31 09 34

Sin ciencia, no hay futuro