Narco-series y su impacto como parte de la insensibilidad humana

Narco-series y su impacto como parte de la insensibilidad humana



En días pasados, he leído que han abordado temas de esta naturaleza que son de suma importancia, sin embargo aterrizare otro enfoqué muy distinto en cuanto a lo que está padeciendo actualmente nuestro país.

La percepción de la sociedad ante este tipo de series: el Narcotráfico y el Crimen Organizado tiene el poder de comprar, corromper, adquirir e incluso enfrentarse a las Fuerzas de Seguridad Nacional, donde el orden público no existe y, por lo tanto el Narco como el CO tienen la libertad de pasear por la calles armados “sin que nadie los vea”, traficar con droga, generar y causar todo tipo de delitos incluyendo asesinatos, secuestros y desapariciones, donde se “topen” (encuentren) con marinos, soldados o policías, ocurrirá un enfrentamiento, habrá muertos, es algo inevitable porque el Estado está combatiendo a lo que llaman “delincuencia organizada”, esto es algo que si podemos observar en la vida real, es algo que está pasando, muy importante mencionar: identificar como nos lo están vendiendo.

Es importarte identificar también lo que están transmitiendo por medio de estas series, el mensaje es claro, aprender que la violencia es normal, en las calles y en la sociedad existe narcotráfico y crimen organizado, y por lo tanto deben de existir soldados en las calles porque prácticamente todo el país “están plagado de este tipo de criminales” y, que ellos son los únicos que pueden combatirlos, y en consecuencia la violencia debe continuar, homicidios, asesinatos, desapariciones, secuestros, descuartizados, colgados, encajuelados, narcomantas, etc, es producto de la “guerra contra las drogas” que persiste en el país, lo cual “debemos” normalizar, “es algo con lo que debemos aprender a vivir”.

Ese es el objetivo del mensaje representado a través de este tipo de narcoseries, mensaje que ya mucha de la población mexicana tiene codificado en su mente.

Sin embargo, la realidad supera la ficción, nos encontramos ante una descomposición social y desinformación muy grave.

Otro ejemplo trasmitido a través de la música es el siguiente: en estados como Sonora, Sinaloa, Baja California norte, Monterrey, Tamaulipas y Michoacán, lo que ahora conocemos como narco cultura, ha tenido una importante evolución en cuanto a lo que en la actualidad genera y sigue generando en la mayor parte de la población, el impacto que genera específicamente en los jóvenes y niños, lo podemos observar en los famosos “corridos” que ahora llaman “narcocorridos”(canciones), ya no es aquel corrido que cuanta la vida del famoso forastero afamado que cabalga en su caballo, conocido por ser rápido con su arma a la hora de enfrentarse con algún enemigo (lo que en aquellos tiempos se conocía como: “duelo a muerte”) o aquel temido pistolero a sueldo conocido por sus hazañas en el mundo del narcotráfico quien pasa desapercibido ante la sociedad o bien, aquel famoso y poderoso narcotraficante, su antes y después de convertirse en lo que ahora es, su vida sumergida en la pobreza, llena de carencias y como es que empieza su carrera criminal, cargada de violencia, sangre, plomo, lujos, riqueza e intocable para la autoridad.

Ya no es así, ahora tenemos los narcocorridos donde de manera literal narran la brutalidad con la que operan criminalmente “los sicarios que pelean por su plaza”, donde existe la libertad de cometer la cantidad necesaria de homicidios y asesinatos, donde sencillamente se le da el famoso “levantón” (secuestro) a la persona que no paga “derecho de piso”, peor aún es asesinado ahí mismo o aquella que tiene dinero y empezar a extorsionar a la familia, donde se le “mocha” (corta) la cabeza al enemigo, donde se pasean con su camioneta o carro de lujo y se gastan todo el dinero en ropa, joyas, carros, mujeres, bebidas, armas, droga etc.

Los jóvenes y niños, está percibiendo y procesando mentalmente todo este tipo de información de manera constante y, es tanta la lluvia de información que esto viene a potencializarlo con el clima en el que se están desenvolviendo (entiendo por esto, que la violencia generalizada está prácticamente regada en todo el país), y que sin duda viene a generar o despertar conductas antisociales de las cuales ya hemos tenido presencia en algunas zonas.

Aquí viene el elemento fundamental, cuando este tipo de conductas antisociales se encaminan a la materialización o realización del delito.

Tanto en jóvenes y niños, el segundo mensaje de este tipo de narco-series y “narcocorridos” también es claro, entiendo que el ser humano siempre estará predispuesto a cometer una acción, la información acumulada que ya posee, es un factor que los predispone aún más.

Tenemos el caso más relevante, y considero es muy interesante para un estudio y análisis criminológico: chihuahua, chihuahua-16 de mayo del 2015– “menores que jugaban al secuestro”, cinco menores, dos mujeres de 12 años, dos hombres de 15 y uno de 13, secuestran a un niño de 6 años, lo atan de pies y manos agrediéndolo después físicamente, posteriormente mientras unos lo golpean con piedras en la cara y cuerpo, le colocan un palo en el cuello obstruyendo las vías respiratorias esta dejarlo sin vida, no conformes con esto, una de las mujeres lo apuñala por la espalda en repetidas ocasiones, después es introducido en un hoyo que habían hecho previamente, le arrojan maleza encima y un animal al último.

Esto no es todo, falta el ingrediente principal, el mensaje contundente de este tipo de información que proyectan por medio de las narco-series ha provocado el rompimiento del tejido social, los valores fundamentales no existen, muchos menos el respeto a la vida, es que ya es tan fácil asesinar y quitarle la vida a una persona, es tan fácil tomar el arma de fuego, sacarla del bolsillo, elevarla y dispararle a la persona en la cabeza, o dispararle en repetidas ocasiones en el tórax, ya es tan fácil quitarle la vida de una y mil maneras a un ser de nuestra misma especie.

En conclusión: la prevención empieza desde el núcleo familiar, ya es tiempo de que todos concienticemos que tipo de series se dejan ver a nuestros jóvenes y niños, se necesitan valores bien cimentados en cuanto a su formación y educación y, dejar de ser cómplices de lo que nos están proyectando en la televisión.

#narcocultura #Series #Crimenorganizado

46 vistas

contacto@criminologiaycriminalistica.com | México

WhatsApp: 

Nacional (México): 55 12 31 09 34

Internacional: +52 1 55 12 31 09 34

Sin ciencia, no hay futuro