Necropsia y sus objetivos

Necropsia y sus objetivos




La Necropsia es aquel estudio realizado a un cadáver con la finalidad de investigar y determinar las causas de su muerte, por lo general, puede ser utilizado con el término sinónimo de autopsia, ya que en ambos casos se procede al estudios de cadáveres, sin embargo, se puede acotar que la necropsia es usada en el área de criminalística más que en cualquier otra rama de la investigación ya que la necropsia comprende todo lo relacionado al lugar del hecho, todo lo concerniente a los indicios y herramientas que se usaron para realizar el asesinato y su posterior levantamiento del lugar.

La necropsia también puede incluir la disección del cuerpo, ya que en algunos casos no se contempla a simple vista las razones por las que sucedió el hecho. La etimología de la palabra nos indica que proviene de la combinación de griegos “Nekrós” que significa “Cadáver” y de “Opsis” haciendo referencia a “Observar“, sin embargo, esto nos da a entender que la necropsia además de ser un proceso de visualización, es también un análisis completo en el que se establecen parámetros de investigación para que la escena se mantenga siempre limpia, tal cual como quedo desde el momento de la muerte de la persona.

Es una de las actividades frecuentes en los Departamentos de Medicina Forense de los Servicios Periciales de las Procuradurías Generales de Justicia, es la práctica de la Necrocirugía Médico Legal, la cual como se menciono anteriormente es un procedimiento de carácter médico quirúrgico que se efectúa en un cadáver con el propósito de obtener información relativa a la muerte de ese individuo.

Es un estudio fundamental e imprescindible en la investigación de hechos que se consideran delito, efectuándose a todos aquellos individuos que han perdido la vida como consecuencia de un Hecho Violento, bien cuando la muerte de una persona es de causa desconocida, así también se realiza la necrocirugía en aquellos casos en los que si bien no se trata de una violencia, ni es de causa desconocida, no hay médico en posibilidad de certificar esa muerte.

Previo a la realización de la necrocirugía o autopsia, debe efectuarse la diligencia denominada “levantamiento de cadáver”, que debe ser realizada por el Ministerio Público como fedatario y coordinador del grupo de investigación, apoyado por peritos, es decir, personas expertas en una determinada área de la técnica o del conocimiento humano.

Si consideramos que la muerte es un fenómeno biológico, es claro que la participación fundamental recaerá en el perito médico-forense. Obviamente la participación de otros peritos es importante, como la del Perito Criminalista, del Perito Químico Forense, Perito Fotógrafo, entre otros. El investigador podrá auxiliarse con los peritos que considere pertinentes y de acuerdo al hecho que se investiga, así también necesita el auxilio de elementos de la Policía Ministerial del Estado. La necropsia consiste en el examen externo e interno del cadáver. Es un examen metódico, descriptivo y completo. Para lo cual es necesario contar con un sentimiento profundo de respeto hacia el individuo que en ese momento ya ha perdido la vida y debemos tener además, conocimiento completo de la anatomía humana, así como de sus posibles alteraciones, para identificarlas y describirlas.

Al ser una actividad importante en la investigación Criminal, esta tiene diferentes objetivos dentro de los que se tienen que son: 1. Determinar la forma de la muerte (violenta, natural o de causa desconocida). 2. Determinar el tiempo de la muerte (intervalo postmortem). 3. Determinar la causa de la muerta. 4. Determinar el mecanismo de producción de las lesiones. 5. Determinar el agente lesionante. 6. Determinar el trayecto de los agentes lesionantes en el cuerpo. 7. Determinar la cronología de las lesiones. 8. Determinar el tiempo probable de supervivencia. 9. En heridas por proyectil de arma de fuego, determinar la distancia a que se efectuaron los disparos. 10. Descubrir enfermedades que no tuvieron relación con la muerte. 11. Descubrir enfermedades que sí tuvieron relación con la muerte.

La necrocirugía es un poderoso e insustituible auxiliar en la investigación del delito de homicidio y, por tanto, su práctica contribuye a que la procuración y administración de justicia sea objetiva, apoyada en consideraciones probadas mediante procedimientos técnico-científicos actualizados.

En pocas palabras y como conclusión; la necropsia es un estudio realizado en los Departamentos de Medicina Forense de los Servicios Periciales de las Procuradurías Generales de Justicia para conocer como objetivo primordial las causas de la muerte, en las cuales es importante hacer mención que no todas las personas que mueren, se les debe de hacer esta actividad, más que a las personas que hayan tenido una muerte violenta que son las asociadas a aquellas muertes por homicidio, suicidio o accidentes de cualquier tipo. En las cuales cuando se presentan estos casos, la necropsia debe de ser de ley.

#MedicinaForense #Criminalística #Necropsia #Investigaciónforense

167 vistas

contacto@criminologiaycriminalistica.com | México

WhatsApp: 

Nacional (México): 55 12 31 09 34

Internacional: +52 1 55 12 31 09 34

Sin ciencia, no hay futuro