Plagio

Dr. Alejandro Hernández Cárdenas

Presidente de la FMCC


Me gusta mucho la competencia. El poder observar cómo el cerebro humano crea ideas, proyectos y estrategias para modernizar o, básicamente, crecer y desarrollarse en un buen sentido o siguiendo los objetivos que se tengan, pero al mismo tiempo, existe algo que detesto, que odio y que me genera un profundo desprecio: el plagio directo o indirecto.


Desde hace años hemos estado trabajando muy fuertemente con muchas personas para crear nuevo conocimiento, estrategias, técnicas de trabajo, herramientas para la aplicación del conocimiento. Desarrollando a la criminología, moviendo en más sentidos a la ciencia forense, la criminalística, la psicología y todo su enorme trabajo y potencial de acción en análisis, investigación y tratamientos. Es todo un gran trabajo realizado por los diferentes coordinadores, aliados y colegas con los que trabajo, como para que llegue un influencer chistoso, cuyo principal argumento es la innovación y cosas similares, pero lo único que ha realizado es copiar, es plagiar directa o indirectamente el trabajo de nuestros investigadores/coordinadores/colegas, así como las dinámicas que realizamos que tanto trabajo a costado.


Copiando programas educativos, literalmente, de tajo. Copiando dinámicas, nuevamente, de tajo. ¿Qué más sigue? El nombre no se puede porque lo copiaron de una plataforma de MOOC´s llamada Udemy.


No hay nada más humillante. Más degradante. Más… Sonso, que copiar, copiar, copiar, y no tener la capacidad de desarrollar lo propio, de no contradecirse en el desarrollo mismo.


Tengan el valor de pensar un poco. El valor de demostrar que saben usar las neuronas para crear.



302 vistas1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo

contacto@criminologiaycriminalistica.com | México

WhatsApp: 

Nacional (México): 55 12 31 09 34

Internacional: +52 1 55 12 31 09 34

Sin ciencia, no hay futuro