Psicología Forense



El término Psicología Forense aparece por primera vez en distintas publicaciones del siglo XX, aunque muchos autores han destacado la necesidad de acercar la psicología a los procesos judiciales desde hace algunos siglos. En este contexto, se encontraban numerosos autores preocupados por estudiar el conocimiento psicológico necesario para analizar las intenciones de las personas acusadas de un delito. Por ejemplo, Mittermaier (1834), destaca la importancia de valorar las declaraciones de testigos antes de llevar a cabo la decisión judicial. Otro ejemplo lo constituye el médico Friedrich, quien incluyó por primera vez el término Psicología Judicial, en su “Manual sistemático de la Psicología Judicial”, en el que hablaba sobre la necesidad de aportar información desde la psicología y la antropología a la actividad judicial.

Sabemos que la psicología es una ciencia que se encarga de estudiar la conducta humana y comportamientos mentales en un sentido amplio, estos procesos mentales son la génesis del comportamiento nuestro pensamiento se va concretando en ciertas motivaciones, actitudes y conductas tangibles y observables.

Y bien la psicología forense es una rama derivada de la psicología que se encarga de estudiar e intervenir en los procesos judiciales. Con el fin de aportar datos y conocimientos que ayuden a resolver los casos. Los profesionales de la psicología forense son los psicólogos forenses, y su función es recopilar, estudiar e interpretar correctamente los distintos datos psicológicos que puedan aportar elementos importantes de cara a un juicio.

La psicología forense se enriquece con los aportes de la psicología clínica, de la psicología social y de la psicología educativa como también se apoya en las ciencias de la criminología y de la victimología recurriendo cuando es necesario a los procesos alternativos de mediación y reconciliación. La función más frecuente de los psicólogos forenses es la evaluación psicológica de los individuos que están involucrados de distintas formas con el sistema jurídico. Aunque es necesario tener formación en derecho y psicología forense, las habilidades y conocimientos más importantes que un psicólogo forense debe tener son clínicos: evaluación clínica, entrevistas, redacción de informes, habilidades de comunicación verbal y de presentación de casos.

Los psicólogos forenses actúan en una amplia variedad de asuntos legales:

• Exámenes de estado mental de acusados. • Custodia de los hijos. • Evaluación del riesgo de violencia. • Derecho civil (casos de lesiones personales). • Investigación en ciencias sociales (por ejemplo, explicando un tema académico como la investigación de la memoria a un jurado). • Mediación/resolución de disputas. • Selección del jurado.

#PsicologiaForense #Delitos #Conducta #Comportamiento

59 vistas

contacto@criminologiaycriminalistica.com | México

WhatsApp: 

Nacional (México): 55 12 31 09 34

Internacional: +52 1 55 12 31 09 34

Sin ciencia, no hay futuro