Entomología Forense

Entomología Forense

Actualizado: feb 7



La entomología es el estudio de los insectos, y los entomólogos forenses usan insectos para proveer más información acerca de los crímenes.

El primer registro que se tiene del uso de la entomología forense es Song Ci (llamado también Sung Tzú)un abogado del siglo 13, en China, quien era un experto en su tiempo en Medicina forense, quien escribió un libro llamado “Lector de cadáveres” y quien se considera el padre de la Medicina forense en China. En la antigua China, sólo los jueces más preparados se hacían acreedores al tenebroso cargo de lector de cadáveres, una élite al servicio del emperador que, arriesgando su propia vida, debía encontrar respuesta a los crímenes más misteriosos. Ci Song, el protagonista de ‘El lector de cadáveres’, fue el primero de ellos y esta novela narra su apasionante existencia, la de un hombre joven de origen humilde, cuya pasión y talento le llevaron del Gran Cementerio de Lin’an, donde trabajaba como enterrador, a servir al emperador y convertirse en el primer juez forense de la Historia, todo ello dentro del gobierno en China de la dinastía Tsong en pleno siglo XIII.

Los insectos vivos y muertos encontrados en el lugar de un crímen pueden decirle al entomólogo forense muchas cosas, incluyendo cuando y donde fueron cometidos los crímenes; si la víctima había utilizado drogas, y en casos de homicidio, el tiempo ocurrido donde la muerte, y la duración del tiempo que el cuerpo había estado en el lugar.

Cuando y donde:

Algunos insectos sólo se encuentran en áreas específicas, así que encontrarlos en la escena del crímen puede ayudarnos a determinar donde fue cometido. Por ejemplo, encontrar insectos que son más comúnes cerca del agua en un cuerpo que es encontrado en áreas terrestres puede sugerirnos que el cuerpo ha sido movido de lugar.

  • Algunos insectos solamente se mantienen activos durante la noche u otros durante el día, así que el encontrarlos puede apoyar evidencia de cuando tuvo lugar un crímen. Por ejemplo, un sospechoso puede decir que estuvo conduciendo su vehículo durante el día, pero encontrar evidencia de insectos voladores nocturnos en el vehículo del sospechoso puede decirnos lo contrario.

  • Drogas: Mediante el análisis de los cadáveres, mudas de piel, heces de estos insectos carroñeros encontrados en la escena del crímen (entomotoxicología), los entomólogos forenses pueden ser capaces de determinar si se utilizó drogas por el occiso y dónde se encontraron.

  • ADN: Los científicos forenses pueden extraer el ADN de la sangre consumida por insectos “chupadores” de sangre. Esto puede ser utilizado para colocar a alguien en la escena de un crimen, apoyado por la evidencia que dejan las picaduras de dichos insectos.

  • Insectos en casos de asesinato: Algunos insectos carroñeros pueden consumir la carne muerta o colocar huevos en los cadáveres. Los entomólogos forenses estudian los tipos de insectos encontrados encima de dichos cadáveres y cerca de ellos, y conociendo los ciclos de vida de los diferentes insectos que anidan en los cadáveres, se puede determinar el tiempo desde la muerte (intervalo post-mortem) o el tiempo que un cuerpo ha estado en un lugar, o si fue movido desde que ocurrió la muerte.

  • Los primeros insectos en llegar al cuerpo usualmente son las moscas, incluyendo las caseras. Diferentes moscas arriban en diferentes estadios de la descomposición de un cadáver- algunas son atraídas a cadáveres frescos, otras sólo arribarán de 3 a 6 meses después de la muerte. Los escarabajos tienden a llegar mientras el cuerpo se descompone.

  • La sucesión de moscas y la duración de sus ciclos de vida dependerá del lugar, época del año, clima, y si el cuerpo estaba sobre la superficie o enterrado.

  • Algunas abejas y avispas son depredadoras de moscas y sus larvas, y pueden causar dificultades removiendo dichos insectos utilizados por los entomólogos forenses para estudiar la escena del crímen.

  • Insectos en casos de abuso: Los insectos pueden ser usados como evidencia en abuso humano y animal y en casos de negligencia, por ejemplo, las moscas pueden colocar huevos en heridas no tratadas, y las moscas pueden ser atraídas por pañales de bebé que no han sido cambiados en mucho tiempo o por toallas para la incontinencia en bebés y personas discapacitadas respectivamente.

  • Otros ejemplos: Los insectos pueden caminar sobre manchas de sangre y dejar manchas con sus huellas, o dejar excrementos sanguinolentos por sangre ingerida en las escenas del crímen, los cuales pueden ocasionar confusión.


#Entomología

contacto@criminologiaycriminalistica.com | México

WhatsApp: 

Nacional (México): 55 12 31 09 34

Internacional: +52 1 55 12 31 09 34

Sin ciencia, no hay futuro